Las redes sociales quizá reemplazarán o no al correo electrónico (tal vez)

Cuando uno va repasando la “persiana” de Google Reader echando un vistazo inicial a los titulares, a veces se encuentra cosas curiosas. Ayer me hizo gracia leer en mi RSS dos artículos de los últimos días aparentemente contradictorios y procedentes de la misma fuente.

En efecto, en el RSS de marketingdirecto.com especializado en E-Mail Marketing, una entrada del 19 de febrero afirmaba en su titular: “El uso de las redes sociales no perjudica al correo electrónico”. Y argumentaba: “A pesar de los informes que hablan de que los jóvenes abandonan el uso del correo electrónico para dedicarse a las redes sociales, la consultora Merkle afirmó que los usuarios de las redes sociales revisan su correo más a menudo que el resto […]”. Aquí tenéis el artículo, muy recomendable.

Se podría decir que este artículo venía a desmentir otro artículo… pero posterior. Y es que en el RSS de marketingdirecto.com especializado en Social Media Marketing, el 22 de febrero podíamos leer: “Las redes sociales reemplazarían al correo electrónico, según Gartner”. Con el correspondiente argumento: “Las redes sociales y las plataformas de microblogging como Twitter, reemplazarían al correo electrónico como forma de comunicación, según estimaciones de la consultora Gartner para el comportamiento de las empresas entre 2010 y 2015 […]”. Aquí podéis leer también el artículo completo.

Bueno. Al margen de la anécdota, está claro que la evolución y expansión de las redes sociales (y de un fenómeno complejo que incluso supera a éstas, el propio uso social de la red) arroja numerosos interrogantes sobre las tendencias de Internet. ¿Cómo evolucionarán los servicios tradicionales como los buscadores o los servicios de correo electrónico y mensajería instantánea en un nuevo contexto de creciente uso de las redes sociales? La batalla más o menos explícita entre Facebook y Google es un síntoma claro de esta inquietud.

Detrás de todo esto están, claro (o estamos) los publicistas y la gente de marketing. Aviso por si no os habíais dado cuenta: detrás de TODO ha habido siempre un publicista inquieto, e incluyo en ese todo el affaire con la manzana en el paraíso terrenal y el asesinato de Kennedy. Nada es casual si hay un estratega de marketing detrás, y siempre lo hay. Esto es un hecho.

Pero, ¿por qué nos preocupa la evolución del uso del e-mail o de las redes sociales? Muy sencillo: por si la inversión anual que las empresas hacen en e-mail marketing deberían desviarla hacia social media marketing. Por eso cada uno de los post mencionados intenta animar o tranquilizar a su target profesional, haciendo alusión al estudio correspondiente (porque estudios hay para todo, para afirmar cualquier cosa y la contraria, como hace tiempo descubrieron los políticos convenientemente asesorados por publicistas inquietos).

¿Mi opinión sobre el tema? Humildemente creo que no le interesa a nadie, así que…

Noooo… Veeeenga, vaaale, de acuerdo, la voy a decir: creo que ambos artículos tienen razón. Por un lado las redes sociales en expansión van a reducir (lo están haciendo ya, ¿verdad?) el uso del correo electrónico, pero en realidad lo que están aminorando es el uso social que se le daba al correo electrónico. Porque el email ha sido, durante la primera mitad de la década 2000-2010, el medio por excelencia para la movilización social y para compartir anécdotas, chistes y gracietas de todo tipo. Al fin y al cabo, ¿qué funcionario de cualquier administración pública española podría aguantar su jornada laboral sin recibir tres o cuatro correos con Power Point del género “chascarrillo” en su bandeja de entrada? Pues bien, buena parte de este “tráfico” se está desviando a plataformas tipo Facebook.

Pero por otro lado el correo electrónico sigue siendo imprescindible para la comunicación seria entre usuarios, para la comunicación profesional, y desde luego para el mantenimiento, seguimiento y gestión de perfiles, actualizaciones de estado, etc. Hay toda una serie de gestiones que el correo electrónico permite y que realizarlas, no sé, por Twitter, sería un disparate. Y son precisamente esas gestiones y comunicaciones la razón de ser del correo electrónico.

Ahora bien, si la cuestión real es si las redes sociales son una plataforma mucho más idónea para contactar con el consumidor, la respuesta es: sin duda sí. Pero no sólo porque se utilicen más, sino porque brindan la posibilidad de establecer una relación distinta, que funcionará con unos parámetros totalmente diferentes a los del E-mail Marketing (o a los de cualquier otro tipo de marketing). Y es que ya no se trata sólo de vender, sino de comprender, aprender y conversar.

¡Qué difícil señores del marketing!

¿No?

¡Comparte!
Facebook Twitter Plusone Pinterest Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *